lunes, 18 de noviembre de 2013

El invierno va en serio

Los pies otra vez helados. La nariz taponada. La garganta dolorida. Los días más cortos. Los bolsillos llenos de tonterías. Ha sido suficiente una pequeñísima dosis de otoño para echar de menos la dicha estival. Yo soy amigo del verano y resulta que el invierno va en serio. Me ha avisado durante las últimas horas y no me importa. En poco más de un mes los días me sonreirán y volverán a ser un poquito más largos. Ahora, los primeros frutos de la primavera, los nísperos, ya están en flor y uno piensa en esas pequeñas y amarillas delicias bajo un cielo azul y radiante de mayo. De entre todos mis conocidos del otoño, esas flores son mis favoritos. Me susurran: "el verano nunca, nunca llega a desaparecer del todo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada